botón de twitterLinkedin

Para crecer, madurar psicológicamente, ganar en seguridad o mejorar significativamente mis relaciones humanas

La publicación cita "algunas vivencias problemáticas" por las que pueden pasar los niños de 7 a 12 años como: no terminar de integrarse en clase, querer ser siempre el primero, tener bajos resultados académicos y no estudiar diariamente, frecuentes faltas de disciplina y mal comportamiento.

Profesores y psicólogos afirman que cuando los padres intervienen directamente, excusan a su hijo continuamente, y ven el problema siempre en los otros, no se suelen solucionar los conflictos, más bien al contrario, se magnifican y acaban normalmente enrareciendo el ambiente de grupo.

Lógicamente, nuestra mayor aspiración es que nuestros hijos sean felices y para ello deseamos evitarles sufrimientos "innecesarios", pero ahorrarles todo tipo de problemas interviniendo en sus vidas cada vez que surge una dificultad, es privarles de un aprendizaje necesario, destaca "Hacer Familia".

La psicóloga clínica María Gracia Cavestany recomienda enseñar a los hijos a resolver sus problemas, confiando en su capacidad para encontrar soluciones.

La doctora concluye que las personas que han estado sobreprotegidas, han tenido menos oportunidades de aprender y esto suele hacerlas inseguras, menos creativas para la vida y empiezan a sentir que equivocarse es algo tan horrible, que les deja en ocasiones paralizadas.